De Colores

Odio ser poco original, y menos aún cuando escribo para SJD. Hay quien dice que me gusta llevar la contraria porque sí (ejem…) y en parte les doy la razón (sólo en parte) porque me gusta la pluralidad y diversidad de opiniones (en materia religiosa, lo llamaría diversidad de carismas o de talentos).

En los últimos 5 años (el tiempo que llevo en San Jorge) he acudido a varias peregrinaciones, retiros, convivencias con jóvenes de todo tipo, “guriezos”…y siempre volvía diciendo: “he conocido gente grande, cristianos que reflejan a Dios, pero sigo sin encontrarme con El cara a cara, sigo sin notar su amor”. Los que habéis compartido grupo conmigo me habréis escuchado decir esto en más de una y de dos veces…

Otra de mis manías es la de coger prejuicios tontos, más bien sin fundamento. Así por ejemplo, y hablando de la Iglesia, uno de los movimientos o grupos que más freakis o ñoños me parecían eran los Cursillos de Cristiandad, con sus pañuelos de colores, sus canciones, sus bailes…

Tres características, pues: anti-tópicos, anti-cursillos y escéptico ante lo que sea un encuentro personal con Dios…En este contexto se me invita por un muy buen amigo a ir a un Cursillo de Cristiandad, lo hablo con varios cursillistas (no todos son freakis, de algunos, hasta me fío) y todos me dicen la misma frase literal: “hazlo, te va a cambiar la vida”. Y le añaden misterio: “no te puedo contar en qué consiste el Cursillo. Tienes que vivirlo”.

Y yo harto de oir esas frases, esos topicazos. Harto de ir a encuentros y ver como los demás dicen que han encontrado a Dios y yo mirándoles como si fueran unos raros sensibleros. ¿Y encima en Cursillos con lo raritos que son? ¿Voy a terminar yo cantando el “de colores”? ¿Tres días enteros con ellos sin saber lo que van a hacer? ¡Lo que me faltaba!.

Pero fui. Tenía planes para ese puente, pero se cayeron a última hora. 24 horas antes llamé a mi amigo (un poco por compromiso) y me dice que “casualmente” queda una plaza libre en el Cursillo. Voy con mucho miedo, no tanto a lo que pueda suceder allí, sino a mi poca predisposición a la escucha y a ser objeto de un milagro. “Otra experiencia más con jóvenes…bueno con un poco de suerte la gente es enrollada y lo pasamos bien o igual hasta ligo”. Pero al llegar me sorprende la existencia de varios matrimonios, de gente de todas las edades, no sólo jóvenes y jóvenas…

El Cursillo, en plena sierra, dura tres días y medio. En el ecuador del mismo estoy deseando volverme a casa, me paso las dos primeras noches buscando alguna excusa para volverme…pero en un momento determinado (no puedo dar más detalles, ahora empiezo a entender parte del “secretismo” del Cursillo) todo empieza a cambiar. Y efectivamente cuando llega la hora de regresar a Madrid, ninguno de los que estamos allí nos queremos volver.

Ciertamente no he encontrado a Dios en el Cursillo, o no lo he encontrado a la manera radical que me hubiera gustado. He vuelto en el mismo estado de shock que se puede volver de Guriezo, de una peregrinación, de unos ejercicios. Sólo que allí el schock me dura un día, y ahora, según escribo hace justo una semana que salí de allí y sigo dándole vueltas. Y no he sido el único. Realmente el Cursillo tiene algo, tiene algo más y en esta ocasión no me importa recurrir al topicazo.

Feliz Navidad…DE COLORES

Filed Under: Portada

935 Visitas



Comentarios (7)

Trackback URL | RSS Feed de comentarios

  1. Ana dice:

    Pues hace muuchos años, cuando estaba en 2º de carrera mi madre pensando que no sabia cual podía ser mi “estado espiritual”, me concertó -obligó a ir a los Cursillos.

     Ni sabía de que iban, ni de que Movimiento religioso se trataba..pero la cuestión es que fui.
    Yo también me sentí desconcertada, nada que ver con los Ejercicios Espirituales que había vivido con el Colegio. Con señoras, jóvenes de todos los tipos, en fin también tenía ganas de terminar cuanto antes.
     Lo mas duro para mi fue dar un testimonio el dia de la clausura” o si o también” ante todas y las familias que acudieron.

    Pues debí decir algo asi como que quizás con el tiempo pues sentiría  los efectos de lo que había vivido, pero que de momento no sentía nada especial.

    Me hubiera gustado hacerme invisible entonces, pero un chico me dijo que le había gustado mi testimonio y eso ya me pareció algo bueno, pues todo eran emociones intensas en los demás.
    Todavía cuando veo la foto del grupo, me pregunto que hacía allí y como El Señor se vale de mil recursos para ayudarte en el camino de la Fe.

    Pues ¡¡¡ FELIZ NAVIDAD !!!, para todos los De Colores, los que no, y a los que nos identificamos con la trayectoria de esta trabajadora y comprometida Parroquia que es San Jorge.

  2. Floren dice:

    Miguel Ángel creo que en tu encuentro con Dios no habrá fanfarrías, ni ángeles volanderos, ni rayos, ni centellas, únicamente, un día, por fín, dejarás a Dios que te encuentre, nada más y nada menos. Déjate amar por Él , abre tu corazón a Cristo. Si él te ha dado todo, ¿porqué tu no le puedes abrir tu alma?. Si tanto le buscas , Él seguro que saldrá a tu encuentro, cuando Él, que no tú,  quiera, y, entonces, sabrás que “estás maduro”.

  3. Alex Dei dice:

    Vaya, vaya, vaya, lo que se llega a encontrar uno por estos cibermundos de Dios…

    Me alegro DE TODO CORAZÓN que te sucediera eso, Miguel Ángel. La novedad de Dios en la vida del hombre no puede dejar indiferente. Y si no, es que no es hombre. Ni Él ni tú.

    Él ya demostró que lo era. Tú acabas de hacerlo. Que Dios te siga bendiciendo… Sigo rezando por tí.

    FELIZ NAVIDAD

  4. miguelangel dice:

    pero alex dei q haces tu en estos foros!!!!! y no te cortes, hombre, llamame maf aunque sea por estos lares sanjorgianos…

    (para el resto, alex es el amigo “pesado” q me insistió…)

    de todas formas ya sabes q no ha sido propiamente un encuentro con Dios (has de seguir rezando mucho, me temo…)…bueno y que le dirias a Ana, cuyo testimonio me dejó helado al leerlo? por cierto Ana…te conozco?

  5. Mota dice:

    Bravo “Maf”, aquí conocido como “Deleju”.

    Me alegro muchísimo por ti.

    Soy conocedor -y víctima, ja,ja…-de tu escepticismo.

    Creo que el Señor, ha tocado tu corazón en esos Cursillos.

    Lo irás viendo.

  6. Ana dice:

    Miguelangel, no me conoces ni llegarás a conocerme porque entre tu y yo hay muchas generaciones. Como dato te diré que estoy mas cerca de J.Pedro que de José Antonio, pero tengo un hijo que anda mucho por la Parroquia……y a el no le pareció mal que dejara mi opinión, porque me estuvo preguntando sobre los Cursillos.

    Ha estado a punto de ir y quería saber y me he informado muy bién como funcionan ahora: por gente que está en ello, por un sacerdote y por ti después.

    Quizás no debería haberme metido en este “foro”…..???.

    Me gusta leer los artículos  de esta  web, asi como los comentarios.

    ¡¡¡¡ FELIZ NAVIDAD!!!!

  7. miguelangel dice:

    hola ana es estupendo q hayas escrito, me encantan los comentarios diferentes al típico “me ha gustado mucho la columna” asi q encantado!!!  te pregunté si te conocía pq conozco a una ana en la parroquia y no sabía q eras tú…

    tu comentario ha sido muy certero, en gran parte del mismo me parecía q lo estaba escribiendo yo mismo…yo soy el primero q suele ver más los milagros en los demás, q en uno mismo…de hecho sigo sin haber visto q el cursillo haya hecho milagros en mí, sólo q en esta ocasión, a diferencia de otras convivencias, guriezos, etc…lo he visto algo más cerca…pero como le digo a alex dei…he de seguir perseverando mucho

    animo a tu hijo a hacer el cursillo pero si no lo hace, seguro q encuentra a Dios de otras mil maneras, en Sanjorge o donde sea

    FELIZ NAVIDAD…y de colores jejeje

Dejar un comentario